El sacerdote, hombre de la oración

Es bueno recordar, siguiendo a san Juan María Vianney y a Benedicto XVI, cómo la oración está en el corazón del ministerio sacerdotal. El sacerdote es ante todo un hombre de oración, el hombre de Dios, a pesar de las múltiples actividades que le impone su cargo pastoral. Con su vida de oración, fundada en la oración misma de Jesús, toda su actividad sacerdotal quedará transfigurada.

El cura de Ars, hombre de oración

En su carta a los sacerdotes, Benedicto XVI, releyendo la vida del párroco de Ars, invita a los sacerdotes a volver a poner la oración en el centro de su vida y de su ministerio. Por otra parte, es un leitmotiv del Santo Padre: que cada sacerdote descubra o recupere la importancia de la oración, es una de las prioridades que Benedicto XVI se ha dado. ¿Por qué? Vamos a decirlo. A los sacerdotes gustosamente sensibles a la eficacia de la acción y fácilmente tentados por un peligroso activismo, cuán saludable es este modelo de oración asidua en una vida totalmente entregada a las necesidades de las almas que era el Cura de Ars. Lo que nos impide ser santos, decía, es la falta de reflexión. No se entra en sí mismo; no se sabe lo que se hace. Necesitamos la reflexión, la oración, la unión con Dios. » Él mismo permanecía, al testimonio de sus contemporáneos, en un estado de continua oración, del cual ni el peso agobiante de las confesiones, ni sus otras cargas pastorales lo distraían.

El párroco de Ars, patrono de todos los sacerdotes, conservaba una unión constante con Dios en medio de su vida excesivamente ocupada. Escuchemos una vez más cómo nos habla de las alegrías y de los beneficios de la oración: «El hombre es un pobre que necesita pedirlo todo a Dios. » «¡Cuántas almas podemos convertir con nuestras oraciones! » Y repetía: «La oración es toda la felicidad del hombre en la tierra. » Esta felicidad la probó él mismo durante mucho tiempo, mientras su mirada iluminada por la fe contemplaba los misterios divinos y, mediante la adoración del Verbo encarnado, elevaba su alma simple y pura hacia la Trinidad, objeto supremo de su amor. Y los peregrinos que se agolpaban en la iglesia de Ars comprendían que el humilde sacerdote les entregaba algo del secreto de su vida interior con esta exclamación frecuente: «Ser amado de Dios, estar unido a Dios, vivir en la presencia de Dios, vivir por Dios: ¡oh! ¡Buena vida y buena muerte! »

Le Curé d’Ars demeurait dans une union continuelle à Dieu.

La fidélité à la prière est un devoir pour le prêtre.

El sacerdote debe orar cada vez más

Por tanto, todo sacerdote está invitado a dejarse convencer, por el testimonio del párroco de Ars, de la necesidad de ser un hombre de oración y sobre todo de la posibilidad de serlo, cualquiera que sea el cargo a veces extremo del ministerio. Pero hace falta una fe viva como la que animaba a Jean-Marie Vianney y le hacía realizar maravillas. «¡Qué fe! exclamaba uno de sus hermanos, Habría suficiente para enriquecer toda una diócesis. » Esta fidelidad a la oración es, por otra parte, para el sacerdote un deber personal, cuya sabiduría de la Iglesia ha precisado en los últimos documentos varios puntos importantes, como la oración mental diaria, la visita al Santísimo Sacramento, el rosario y el examen de conciencia.

Es incluso una estricta obligación contraída con la Iglesia, cuando se trata del rezo diario del oficio divino. Quizás por haber descuidado tales prescripciones algunos sacerdotes se han visto entregados a la inestabilidad exterior, al empobrecimiento interior, y expuestos un día indefensos a las tentaciones de la existencia y al desaliento. Al contrario, trabajando incesantemente por el bien de las almas, el Cura de Ars no descuidó la suya. Se santificaba a sí mismo para ser más capaz de santificar a los demás. Con Benedicto XVI hay que considerar como cierto que el sacerdote, para ocupar dignamente su lugar y cumplir su deber, debe consagrarse ante todo a la oración. Más que ningún otro, está invitado a obedecer el precepto de Cristo: hay que orar sin cesar, precepto que san Pablo recomienda con insistencia: «Perseverad en la oración, con vigilancia y en la acción de gracias. »

El sacerdote tiene la escuela de la oración de Jesús

En una homilía reciente, el Papa explicita el fundamento de la oración de los sacerdotes. Contemplando el Corazón traspasado de Cristo, el sacerdote descubre que en Jesucristo, sacerdote, persona y misión coinciden. «Toda la acción salvífica de Jesús era y es expresión de su yo filial que, desde toda la eternidad, está ante el Padre en actitud de sumisión amorosa a su voluntad. »   Finalmente, el ministerio de Jesús consiste ante todo en orar, es decir, en vivir plenamente su relación filial con el Padre, para entregarse luego a los hombres en la ofrenda total que lo llevará a la cruz.

El sacerdote, llamado a representar a Cristo, debe tender a esta identificación existencial con Cristo. La lectio divina que se prolonga en la oración es el único camino para que el sacerdote crezca en esta intimidad con Cristo. La eucaristía diaria inflamará entonces «al sacerdote de esta ‘caridad pastoral capaz de asimilar su ‘yo personal al de Jesús Sacerdote, de modo que pueda imitarlo en la auto-donación más completa. » Para el sacerdote, rezar es dejarse conquistar plenamente por Cristo. Lejos de encerrar al sacerdote en una vida espiritual personal, la oración permite al sacerdote superar la tensión inherente a la vida sacerdotal entre el ministerio y la vida espiritual. La única manera de vivir serenamente esta tensión es rezar más para que la oración se convierta efectivamente en el alma del ministerio. Sólo así el sacerdote puede santificarse en su ministerio. Como dice Benedicto XVI, la ciencia del amor que anima toda nuestra pastoral sólo se aprende en el corazón a corazón con Cristo.

L’office prolonge la prière du Christ au Père.